Monumentos de Gaudí


Antoni Gaudí i Cornet (Riudoms o Reus,1 25 de junio de 1852 – Barcelona, 10 de junio de 1926) fue un arquitecto catalan, máximo representante del modernismo catalán.

Sagrada Familia

(1883-1926) en “Plaça de la Sagrada Familia”
La gran catedral de inspiración gótica y estandarte de la más moderna arquitectura fue el mayor proyecto de su vida y su más amado y financiado sueño. En ella entraría un coro de 1.500 cantantes, 700 niños, 5 órganos, etc.
Mirandola desde lejos, y desde cierta perspectiva este grandioso monumento parece terminado, pero es tan sólo una portada, como si de un escenario de teatro se tratase, Gaudí murió antes de poder terminarla. Sin embargo los planos están completos y minuciosamente desarrollados. Terminará Barcelona algún día.

Parque Güell

(1900-1914) en “Carrer d’Olot”
Continuamos nuestro recorrido en este parque fantástico. Concebido como ciudad residencial en un paisaje paradisiaco, acabó siendo un parque. Un fascinante escenario de jardines de pinos y palmeras donde sobredimensionales formas arquitectónicas como nacidas de la tierra, en ese equilibrio que sólo la naturaleza ofrece, Gaudí con su gran ciencia y meticulosidad pudo crear.

Finca Güell

Construida entre 1884 y 1887 se encuentra en la “Av. de Pedralbes 77”
Por una angosta entrada se adentra el visitante en el paraíso de color y formas imaginarias que Gaudí creó para su gran amigo y promotor, el industrial Eusebi Güell.

La puerta de la Finca Miralles

En “Passeig Manuel Girona” Pequeño encargo de su amigo, sólo una puerta, curiosamente en contraste con la Casa Calvet que en aquella época construía.

Bellesguard

(1900-1909) en “C. Bellesguard” Símbolo de Cataluña, pues el último rey catalán, Martí I, había tenido allí su casa de recreo. Siglos más tarde esta construcción gótica fue modificada por Gaudí llegando a un resultado de genial armonía.

Colegio Teresiano

(1888-1889) en “Ganduxer, 87” Este colegio de inspiración gótica que Gaudí trabajó respetando estrictamente los principios de pobreza la orden, resultó una genial combinación de formas tradicionales y futuristas.

Casa Vincens

(1883-1888) en “Carrer de les Carolines 18-24”
Su debut arquitectónico. No es el palacio de un príncipe de las 1001 noches, sino de un fabricante de azulejos, material que el artista empleó masivamente, junto con otros también muy baratos como ladrillo e hierro, obteniendo los impresionantes resultados que le marcaron durante toda su carrera. 

Casa Milá

(1906-1910) en “Passeig de Gràcia 92”
Es quizás el edificio que mejor sintetiza todos los elementos arquitectónicos de Gaudí, con su fachada porosa como si de las dunas del desierto se tratara, con su aspecto de panal de abejas o como si de una formación de soldados se tratara. Sin embargo, por futurista, en su época fue criticado y satirizado, por ello el nombre que recibió de “La Pedrera”.

Casa Batlló

(1904-1906) en “Passeig de Gracia 43”
Fachada sin una singular línea recta, incluso sus muros son ondulados, como si estuviese elaborada en piel, como sus puertas de piel de ternero que tanto alabó Dalí. Elefantes, monstruos o máscaras venecianas entre otros son los elementos que evocan la contemplación de su fachada. Como utilizó el azulejo en infinitos y delicados matices de azules es otra curiosidad que no se le escapa al visitante.

Casa Calvet

(1898-1900) en “Carrer de Casp”
Otra de sus casas con propósitos prosaicos; edificio de viviendas y negocios. Este fue el edificio más convencional que proyectó Gaudí. Por él recibió la única mención de su vida como reconocimiento de la ciudad a su trabajo.

Palau Güell

(1886-1889) en “Carrer Nou de la Rambla 3-5”
Segundo y difícil encargo de su amigo. En tan sólo 18 x 12 metros de planta, Gaudí debía construir un suntuoso palacio. Como lo hizo asombra al visitante, lo que desde la estrecha calle pasa desapercibido, se agiganta con los mágicos efectos visuales de su cúpula, vidrieras, escaleras y ventanas. Culminando tal paraíso en la azotea con un extraordinario jardín. Más de uno que la conozca se asombraría al conocer sus dimensiones es grandiosa, extravagante y genial, como toda su obra.

Cripta de la Colonia Güell

Esta pequeña capilla, integrada genialmente en el paisaje, se puede visitar a unos 15 km a las afueras de la ciudad.